Reanudar la rutina sin morir en el intento

04 / 09 / 2019
Comparte

Termina nuestro preciado verano y, con él, las aún más amadas vacaciones. Toca empezar el temido mes de septiembre. Hay personas a las que, la reincorporación al mundo laboral, se les hace especialmente cuesta arriba. No cabe duda de que despedirse de las vacaciones no es plato de buen gusto para nadie, pero, si a ti te sabe especialmente mal, puede que sea porque sufras el temido síndrome postvacacional. ¡Te contamos qué es y cómo vencerlo!

¿Que tengo qué?

Síndrome postvacacional. Se trata de un trastorno adaptativo. Quien lo padece siente que no es capaz de afrontar todos los retos que plantea la vida laboral. No se siente capaz de responder a las exigencias del entorno. Dicho en otras palabras: “no le da la vida”.

Consecuentemente, se siente abrumado y excesivamente agobiado. Esto es, presenta unos síntomas muy similares al estrés.

EL síndrome postvacacional se produce a la vuelta de un periodo de descanso más largo de lo habitual, razón por la que la mayoría de la gente lo desarrolla en septiembre, a la vuelta de las vacaciones de verano.

síndrome postvacacional

Sintomatología

Como hemos dicho antes, el síndrome postvacacional manifiesta un cuadro muy similar al causado por el estrés o la ansiedad. La intensidad y características de los síntomas variará en función del trabajo y el entorno, las características psicológicas de la persona y de sus responsabilidades.

El síndrome postvacacional puede causar: cansancio, hastío y apatía, ansiedad, tristeza o bajo estado anímico.

Rápido e intenso

Aunque, como hemos visto, se trata de síntomas desagradables, también hay buenas noticias: el síndrome postvacacional no suele durar más de dos o tres semanas.

Por norma general, no requiere ir a un especialista, si no que los síntomas van remitiendo por sí solos.

En ocasiones, los efectos del síndrome postvacacional se intensifican, lo que hace que el paciente sienta estrés agudo: el corazón, la sudoración, el ritmo de respiración aumentará… como correr una maratón, pero sin moverte de la silla.

En casos aislados, estos síntomas se extienden en el tiempo, provocando estrés crónico o ansiedad generalizada, lo que sí requiere de la ayuda de un especialista.

Plántale cara

Enfréntate al estrés postvacacional y no dejes que te gane la partida. Existen distintos consejos que puedes seguir para evitar que el síndrome postvacacional pueda contigo.

Adaptar los horarios de forma paulatina. Cambiar los horarios de repente dificultará la adaptación. Ir cambiando nuestros horarios vacacionales poco a poco hacia los laborales facilitará la tarea.
Planear la vuelta al trabajo al final de las vacaciones.
Darnos tiempo y programar nuestras actividades. Tratar de abordar todo a la vez solo provocará que nos agobiemos más.
Volver de las vacaciones unos días antes de reanudar la rutina. Esto permite que nos preparemos psicológicamente y nos adaptemos mejor al cambio.
Tener unas vacaciones activas en las que, además, cuidemos nuestra alimentación, también facilitará la vuelta a la rutina.

El síndrome postvacacional afecta a gran cantidad de personas en España. Aunque se trata de un periodo difícil, también hay que tener en cuenta que es corto y normal. Seguir estos consejos hará que sea más fácil vencerlo y evitará gran cantidad de desagradables situaciones.

También te puede interesar
Mujeres que son un ejemplo en la lucha contra la desigualdad

La desigualdad es un problema muy presente en nuestra sociedad actual. Pese a que el número de mujeres que ocupan…

12 / 06 / 2019
Planes de Fallas en Valencia

Hemos recogido en esta lista algunos de los planes más tradicionales y especiales donde te explicamos qué no debes perderte en Valencia durante las Fallas. Desde la ruta por las fallas más importantes hasta los churros y buñuelo de Santa Catalina.

06 / 03 / 2019
¿Cómo aprovechar al máximo las vacaciones de verano?

Saca el máximo partido de tus vacaciones de verano

11 / 07 / 2018